El tiempo

13 de Febrero: Parque Ecológico

La ruta del Parque Ecológico ya la hemos hecho varias veces, pero en esta ocasión la hemos disfrutado de manera especial por la época climática que estamos viviendo.

Las lluvias han permitido que el terreno esté afirmado y fácil de sortear, aún en esas extensas subidas que en otro momento nos agobiaban, además que los cerros y montañas que nos rodeaban estén verdes dándonos una hermosa y espectacular vista del paisaje que nos rodeaba.

Hoy no hemos salido muchos, tan sólo 14 ciclistas. Varios fueron a la competencia "La Vuelta a Mejía", y otros están en la playa de vacaciones. Al inicio de la salida fuimos por el callejón Ripacha, en San Lázaro, pasando por el local de la famosa panadería Ripacha, donde Alonso tuvo a bien invitarnos unos deliciosos panes, aún calientes pues acababan de salir del horno.

Luego de dar gusto al paladar, emprendimos camino hacia Independencia. Varios desagües colapsados por las intensas lluvias de estos días hicieron que nuestra primera parada para reagruparnos fuera brevísima. Continuamos hacia la Villa Ecológica donde ya no había terreno asfaltado y todo era trocha carrosable. Ya podíamos apreciar el verde paisaje y algunas secuelas de los daños causados a la trocha por el agua.


Inicialmente nuestro destino era llegar sólo hasta La Gruta y de allí emprender el regreso por la bajada de “La Bronco”, pero como el terreno estaba muy bien afirmado, subimos rápidamente; aún era temprano, por lo que nos animamos a subir algunos kilómetros más. Fue una muy buena decisión, porque más adelante pudimos apreciar desde un mirador, un hermoso paisaje y una vista espectacular del valle de Chilina.

Nos ubicamos en un  mirador que nos permitía una vista de todo el paisaje que nos rodeaba, nos tomamos un buen tiempo en fotos y compartiendo lo que nos inspiraba el lugar. Pero, el cielo ya se estaba nublando, corría un viento frío amenazando llover, por lo que nos apresuramos en el regreso. Una bajada alucinante hacia el bosque de piedras, y llegamos al convento de Chilina, donde los devotos estaban preparando una celebración a la Virgen de Lourdes. Decidimos quedarnos un rato, apreciamos el show de “Los Chavelos”, un Mariachi que deleitó a los asistentes con su música. Luego se presentó la orquesta “Nevada Fresca” y a bailar se dijo. Tuvimos la buena suerte de que nos invitaran, a todos, unos deliciosos tamales y un riquísima parrillada.


Como lo calificaron todos, fue una ruta de la “pitri mitri”. La adrenalina la disfrutamos en el retorno, pero más que adrenalina, lo que nuestros ojos apreciaron nos dejó plenamente satisfechos


Walter contigo nuevamente el día de hoy,... cuéntanos cuáles son tus impresiones de esta ruta.

Salimos con cierto retraso. Pasamos por la calle Ripacha (San Lázaro) que es una callecita tradicional y allí Alonso compró el famoso pan común que se vende exclusivamente en una panadería del lugar. Todos degustamos este alimento de primera mano y realmente estaba muy agradable.

Seguimos por la carretera (trocha) hasta llegar a EGASA y de ahí rumbo al PJ Independencia. Parte del trayecto estaba inundado por aguas negras.

Ingresamos a la tristemente célebre quebrada en la que el "Pistón" Vitale, hace mucho tiempo atrás, golpeaba y golpeaba el ojo de un sorprendido chofer que se atrevió a casi atropellar a Roberto cuando cándidamente hacía pipí en la pista. Gracias Vitale por haber salvado el honor de Roberto, en ese entonces, pues Roberto con su diplomacia nunca hubiera conseguido que el abollado chofer reconozca su falta.


Bueno, pasamos por Villa Ecológica que día a día crece y se llena de casas, hasta llegar al Parque Ecológico. Continuamos hasta la gruta y de allí, a la quebrada del Chilina (frente a una hidroeléctrica). Se tomaron buenas fotos especialmente en un desfiladero rocoso, en el cual Yeison (hijo de Ricolás) hizo algo realmente increible: posó para el lente montado en la bicla justamente al filo del desfiladero. Hay que tener "huesos" para hacer eso considerando que a Roberto le tomé la foto "a gatas".

El clima como siempre: nublado, frígido y húmedo. Eso es bueno.


Ya de regreso llegamos a la gruta de Chilina en donde había una fiesta por la Virgen de Lourdes de la Peña de Chilina. Nos metimos a la piscina pero como estaba seca, entonces nos remojamos por dentro. Bonito lugar completamente arborizado.

Al rato llegó Pedro y exigió sus consabidas negras. Se las puso en trío. Como era fiesta, había comida para todos: tamales, chicha y como cierre de fiesta: lechón al horno que dicho sea de paso, tuve que sacrificarme por Pedro (me serví doble).

Alfredo se animó a mover su anquilosado esqueleto y también Jaime, las paganas fueron dos hermosas damitas del lugar.

Como todo cuento tiene un final, este nos llegó y aza, aza, calabaza, cada uno a su casa.








 
 
Para contactarte con nosotros escribe a: teaminter1984@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario