El tiempo

11 de Setiembre: Los Saltitos

Esta ruta fue para mí, recordar sucesos pasados que dejaron huellas de diferente tipo: alegría por tener nuevos patas, caídas con lesiones graves, golpes que en su momento se pudieron evitar con la protección debida, etc.

Salimos muchos bikers, 36 ó 38 ciclistas, en un marco de marathón por el personal militar de las tres armas que, por celebrar adelantado el día de La Virgen de las Mercedes,se mandaron un suelta huesos por parte de la ciudad. Vitale estuvo muy atento a la ceremonia por que, como muy pocos saben, él es coroncho (Coronel retirado de la PNP)

Llegamos a la Vía de Evitamiento (cerca al cementerio) y entramos en zona de tierra. Nos reagrupamos y a gozar de los saltitos, que son como jorobas de camello sobre las cuales, la bici corre y cara al viento nos enfrentamos a una bajada casi a ciegas, porque no se sabe que puede haber en la pista. Así se hace por 5 jorobas hasta llegar a un descampadito en el cual se tiene que frenar casi en seco o te sacas el ancho si caes en la gran grieta que hay al final.

Estar aquí junto a los colegas cleteros y especialmente a Jaime (que dicho sea de paso, en su honor se hizo la ruta por estar cumpliendo medio siglo, más un año, según su cuenta personal) nos hizo rememorar su inicio en este grato deporte de aventura y también su "bautizo" porque, si recuerdan, aquí fue donde se dió un mayúsculo golpe que le costó una fractura de clavícula y todo por su inexperiencia y el ánimo que le daban algunos, para que baje lo más ràpido posible la última joroba. El se emocionó y ¡¡pun! ¡cataplún! al suelo. Resultó con la clavícula izquierda fracturada y una para de 3 semanas antes de volver a salir a cletear.

Bueno después de recordar estos hechos, continuamos haciendo la bajada y luego la subida que realmente es muy fuerte para llegar a la cima con la lengua afuera. Seguimos por el terreno seco y suelto y llegamos al sitio en que, el camino se bifurca: una bajada arenosa que no deja de tener sus riesgos y la otra, que es ya cosa de mayores. La gran mayoría bajó por esta última. Unos bien y algunos mal, por las caídas y enterradas. ¡Ah! me olvidaba, nos acompañó el team de Roberto (el de : "Otra vez tallarín?" pregúntenle a Vitale y a Alfredo) con cuatro integrantes y con buenos años encima y ahí estaban, pedaleando como los mejores.

Después de demostrar esta pericia de down hill, nos dirigimos hacia el lugar en donde grandes pedaleros tuvieron su waterloo en tiempos pasados. El sitio es realmente inofensivo en su presencia, pero, pendeivis en su trepada. El asunto es tomar vuelo y subir hasta llegar a la cima y por la inercia de la bici, caer suavente al suelo. Pero, algunos, al ver la pendiente se asustan y se quedan justo cuando van a coronar la cumbre y lógicamente caen .

Hace buenos años atrás, estuvimos por aquí los miembros del club, entre ellos Chano, quien hizo justamente lo que queremos que hagan todos al llegar a la punta de este lomo: tomó vuelo, demasiado vuelo y trepó la pendiente a tal velocidad que, al culminarla, salíó volando para caer, literalmente, plantado con la llanta delantera y salir por encima del espigo y caer de nariz al suelo. Resultado: fractura de nariz y contusión cerebral. Pero él, fiel a su estilo siguió la ruta. Ahora, viene lo anecdótico del caso: Alfredo, más conocido como Lechuga, también se cayó aunque no tan traumáticamente como Chano, pero la historia no ha sido tan buena con él que como con Chano. Yo me pregunto ¿Por qué a esta ruta se la conoce como "La Matada de Chano" (con mayúscula) y cuando nos referinos a Alfredo, decimos: "La sacada de m... de Lechuga?  Ya pues, no sean discriminativos.

Recuerdo que también aquí, se cayó Leo y tal fue el susto que se dio, que se quedó pelado. Un poco más abajo, cayó Tanú dándose tremendo golpe y quedando un poco sentida.Yo no vi, pero también cuentan que el año pasado un colega del Team Los Nómadas que nos acompañaron en esa ocasión, se sacó el alma. Tuvieron que llamar a los bomberos y llevarlo de emergencia al Hospital Honorio Delgado, donde, felizmente, y luego de los exámenes, fue dado de alta sin mayores daños que el dolor por el golpe.

También se cayò Jesús, la Mona Hacendosa, quien sufrió una pinchadura de la llanta posterior. Al hacer el cambio y colocar la llanta nuevamente en su sitio, se olvidó de ajustar el freno "bibreik" pues estaba acostumbrado al freno de disco de su otra bicicleta y de pronto al intentar frenar en una pendiente, se dio cuenta que estaba sin frenos, desesperado frenó con el delantero y... allá fue a parar con toda su humanidad. Resultado: golpes, contusiones y un corte en la pierna derecha.

El dìa de hoy se cayó aparatosamente Vito, pero no se quedó con "el clavo" e intentó de nuevo la bajada, esta vez con óptimos resultados. Felizmente sólo comió polvo y  no se hizo daño. El famoso Wapoca también se sirvió del menú al tragar polvo en el mismo lugar de Vito. Otra caida sin mayores daños corporales, salvo el orgullo herido.

Reempredimos la marcha y así es como llegamos a los portales, escoltados por un tanque de gas propano que nos dejaba una estela de polvo que casi no nos dejaba respirar ni ver.

Después de un previo descanso, nos dirigmos hacia el Huayco: algunos lo hicimos por el corte que es pura pendiente, con cascote y tierra deleznable y, los otros, los más cómodos, por la ruta de carretera. Llegamos al puente y descansamos. Reiniciamos la marcha y directo hasta el grifo de Tiabaya para seguir por Alata hasta llegar al sitio: La tía Bety que según me dijo Vitale en estricto secreto, es prima de la otra tía: la tía Pocha.

Sin saber cómo, empezaron a salir las negras, luego las blancas y mientras hay algunos netamente negreros, los hay racistas, sólo les gustan las caucásicas. Pero yo,s oy más democrático, a mí que me las sirvan mulatas (chela negra y blanca en una)

De pronto se acerca un pata con una anfitriona que estaba en casi nada para hacer una oferta y otro pata que tomaba fotos. Como regalo de cumpleaños, Jaime recibió un abrazo de la chica.


¿Quièn creen que llegó? la Gorda (creo que Roberto lo conoce más como Rellena). Estoy refiriéndome a Juanca, otrora famoso por su olfato porque siempre nos encontraba en el camino. La reunión se alegró y tuvo su toque fino con la presencia de Grenny y Andrea, quienes adornaron la mesa con su belleza y entereza, al tener que soportar, a veces, palabras de grueso calibre. Tenemos que pulir el lenguaje pues caracho.

Como todo lo bueno se acaba, tuvimos que retirarnos y Pedro, bajo presión, los llevó a su domicilio para darle la joroba al cumpleañero. Lo que haya pasado después no me consta porque ahí es donde me retiro junto a la Pálida y Andrea, a quien dejamos en su casa. En el camino me despido del palero Pálida y enrumbo a mi casa.

Bonita fue la ruta por los recuerdos y especialmente por el motivo: el santoyo de Jaime y sólo con una pequeña atingencia: perdí mi caramayola en el Inter y una gaseosa que se me cayó en la bajada al Huayco. Terminé la ruta como papel secante.
Walter Amésquita








Cuidado Jaime... ! No te vayas a caer otra vez....






Al terminar la ruta, algunos de nosotros que vivimos por Umacollo y alrededores, nos quedamos en un parque conversando y contando anécdotas de aventuras pasadas

En esta foto de izquierda a derecha: Grenny, Jaime, Chano, Jesús

En esta otra, igual desde la izquierda: Sergio, Pedro, Rafael, Roberto




Y no faltó espacio para retozar como niños...






Para ver un video dar click en el siguiente enlace

Para comunicarte con nosotros escribe a: teaminter1984@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario