Vuelta a los pueblitos 2016

Slider de Imágenes Z Blogger Hecho con JavaScript Aquí puedes poner el texto que quieras http://zblogger.blogspot.com

Julio 15: Vuelta a Mosopuquio

COMENTARIO DE WALTER PONCE DEL CASTILLO
Hola amigos ciclistas!
El día de ayer domingo 15 de julio se cumplió con una de las clásicas rutas del  TEAM INTER, “La vuelta a los Pueblitos", más conocida como la Vuelta a Mosopuquio. Justamente en esta localidad  se realiza a mediados de este mes una fiesta patronal, aglutinando a gran cantidad de visitantes. Aprovechando de esta actividad todos los años se programa esta vuelta a los pueblitos, la cual se ha convertido en la ruta emblemática de Team Inter.
Partimos del Grifo de Guardía Civil pasado las 7:30, ya que muchos de los participantes nos comunicaron que estaban en camino, todo se realizó con normalidad en el ascenso hasta que alcanzamos la subida de Mollebaya… a pesar que la subida está en buenas condiciones, algunos optaron en subirse en camión hasta el cruce con Polobaya. Ya cuando me encontraba por llegar a este punto me encuentro con Jorge Ospina, nuestro amigo colombiano,, quien rompió cadena y está con mi tocayo Walter, quienes nos reunimos en el cruce para ayudar a nuestro compañero. Después de algunos minutos retomamos la ruta para dar alcance a nuestros  compañeros liderados por nuestro siempre apurado “Pedrito”.
En el distrito nos llegamos a reagrupar todos, incluso nos dio alcance nuestro compañero Héctor en camioneta, ya que rompió eje, lastimosamente tuvo que regresar… también nos alcanzó  Vladimir, quien como llegó...  desapareció como por arte de magia… ya se imaginan la chapita que le han puesto…jajajaja. Ya después de un descanso placentero, decidimos partir por la ruta del corte, ya que muchos querían algo de adrenalina esta mañana.
Después de algunos minutos nos encontramos ya en esa subida pedregosa donde tienes que cargar la bici… ni modo, hay que hacerlo, es cuando yo siento la pegada, mi bicla me pasa factura por tenerla abandonada… jajajaja. “Chano”  tenía razón, hay que dedicarle un tiempo a nuestra engreída. Como yo salgo después de tiempo a cletear algunos de mis músculos de habían habituado a otras actividades, es que correr o subir montañas no es lo mismo… en la bicicleta trabajan otros musculitos. Por estos motivos llegando a Tuctumpaya, se me vienen una de calambres, no se imaginan el dolor!!. Es en ese momento que me encuentro con Jorge, quien  toma la decisión de abandonarnos, su cadena le sigue molestando, espero que haya retornado sin mayor contratiempo.
Cuando era cerca del medio día llegamos por fin a Tuctumpaya, aprovechamos para reabastecernos con un poco de líquido elemento y algunos bocadillos. Se parte pasado la una de la tarde, todos con el ánimo de llegar a degustar la variedad de platos que ofrecen en estas fiestas en Mosopuquio, pero esta  vez con la seguridad de que encontraríamos la fiesta, y no como el año pasado que nos quedamos hambrientos…no?. Bueno, al final de pasar por alguna cantidad de penurias y calambres llegamos a descansar y alimentarnos como se debe, y claro con las infaltables “negritas”.
Antes de partir de la plaza de Mosopuquio las infaltables fotos, algunas vistas de la fiesta patronal, y retornar con el ánimo al tope, creo que fue una de las mejores rutas del año del Team Inter, espero que disfruten de las fotos y video que tenemos en esta oportunidad.
Saludos
Wapoca


Fotos proporcionadas por Walter Ponce del Castillo














COMENTARIO DE VLADIMIR CUNO
Como que desaparecí mi estimado Wapoca, mas bien aparecí, pues alcancé esforzadamente y llegué junto a Rafa a Pocsi, allí después de descansar unos 15 minutos salimos hacia Piaca, ahí hicimos 2 grupos: el equipo alfa con Walther, Chano, Arturo, Mauricio, Hans, y algunos más nos fuimos por el corte. Pedro, Rafa, el colocho, entre otros, se fueron por la carretera, nosotros después de subir el primer cerro empujando la bicla, y tras esperar a Pedro inútilmente, pues se fué por la carretera, hicimos el descenso que como siempre es espectacular y que termina en un single track bien técnico, lo malo es el segundo cerrazo que hay que subir empujando la cleta, termina este martirio en Piaca mismo, ahi como Arturo pinchó, descansamos esperando a los demás y reagrupándonos; nos encontramos a Rafa que habia dado la vuelta con Pedro y nos estaba esperando en la plaza de Piaca, después de reparar el pinchazo partimos hacia Tuctumpaya, donde a unos 200 m de este pueblito encontramos al colocho que había sido abandonado por Pedrito "como siempre" con la bicla con problemas en la cadena, parece que ahí mismo decidió regresarse.
Llegamos a Tuctumpaya y allí estaba Pedrito con 2 más del grupo esperando, asi que nos reagrupamos y después de unos minutos de reparador descanso emprendimos ruta  a Mosopuquio. Allí cada uno agarró su ritmo, yo pasé a Wapoca que estaba sufriendo calambres y cuando acomodaba mi sillín me pasaron raudamente Walther y Pedrito  en la bajada a una de las tantas quebradas del lugar, el resto de la ruta pienso que cada uno lo hizo más o menos solo, siempre es espectacular encontrarse a las orillas de los bosques de queñuales completamente sólo por esos lugares.
Finalmente se llega al descenso hacia Mosopuquio, lo hice muy rápido y de pronto estaba en la plaza que como siempre en estas fechas está abarrotada de gente (el resto del año es un pueblo fantasma) compré un par de "cuy chactao" y calentitos y envueltos lo metí a la mochila para cumplir lo prometido a la familia (a mi no me gusta) fuí a despedirme de la mancha con un brindis de negrita que ya estaba siendo apurada por Pedro, Walther, Arturo, Hans, Mauricio, etc. el resto estaba por llegar, después recién hice mi acto de desaparición al que se refiere Wapoca, pero eso ya es otra historia...
Saludos
El Taxista


Fotos proporcionadas por David Mendoza

































COMENTARIO DE WALTER AMESQUITA - RUTA CALAMBRONA
Cómo están intrépidos cleteros:la ruta del domingo pasado fue: Los Pueblitos, con recalada en Mosopuquio, que estaba de fiesta, y cuyo patrón es El Señor de los desamparados.¿Por qué calambrona? No, no es porque nuestro amigo y compañero ciclista "Calambro" haya participado, sino por los constantes calambres que me dieron durante toda la ruta. Motivo? Cambio de ritmo en la pedaleada y también porque, francamente, el sábado sólo comí vegetales. No hice caso a las indicaciones de Jaime en el sentido de comer bien en la antesala de la ruta.
Bueno, salimos como 16 de Guardia Civil, casi a la hora programada. La indicación casi esclavista de Pedro fue::próxima parada en Characato. ¡Imagínense¡ Así fue y tras mínimo descanso, la siguiente parada, ¿dónde creen? casi adivinan,en Pocsi. Cada quien a su ritmo pedalea y pedalea y delante mío, veo a Ospina que trepaba poco a poco. De pronto para y enseña a lo lejos, la cadena que había reventado. Felizmente estábamos ya cerca del desvío a Polobaya, donde creíamos que estaban esperando los punteros. LLegamos al lugar y nadie nos esperaba. Así que a arreglar la cadena. El colombiano tenía  la herramienta del caso, pero nunca había hecho tal trabajo. Yo menos, he visto muchas veces pero no practiqué. Aquí es cuando dices: si yo lo hubiera hecho, ahora no estaría penando. Junto a Wapoca y otro pata, arreglamos el desperfecto sin saber leer ni escribir, lo bueno es que nos salió perfecto. Con las recomendaciones del caso, arrancamos hacia Pocsi. Llegamos unos antes que otros, y aquí encontramos a Pedrito más fresco que una lechuga, porque él sólo le interesó llegar al punto sin pensar en los impases de la ruta. Otro pequeño descanso y nuevamente la orden de Pedrillo: no paramos hasta Tuctumpaya. Se dió dos opciones para seguir la ruta hasta Piaca: seguir por la carretera o por el corte (empujando y trepando el cerro). Como para variar, la mayoría escogió el corte y Pedro, fiel a su estilo, prefirió la ruta larga junto con Ospina. De ellos  no supimos nada hasta mucho tiempo después. Bueno, seguimos por el corte que como saben, tiene tramos de arena, subida a una lomada llena de piedras y con reses en el camino. Bajada pedregosa y exigente hasta llegar a un vado en el río, cuyo remedo de puente está destrozado. A partir del lecho del río se tiene que simplemente cargar o empujar la bici, lo que es realmente cansado dado que a estas alturas del viaje ya estamos un poco matados. De todas formas llegamos a la cima, en donde se ubica el pueblito y Arturo empieza  a parchar cámara o a cambiarla. De los dos errantes :Pedro y Ospina ni señas. Retomamos el camino y en medio camino hacia Tuctumpaya se hallaba Ospina con la cadena que le estaba malogrando la bicla, porque se había roto de nuevo y la habían acomodado al paso. Y Pedrito? Ya había avanzado solo. Hicieron la travesía dos y ahora sólo quedaba uno. Al no existir ningún tipo de solución, Ospina optó por regresar debido a que era más fácil desandar lo andado que seguir. Nos despedimos y a seguir la ruta. Ya casi para llegar al pueblo, Miguel y Mauricio deciden seguir por un corte. Nos pasaron la voz, pero el dicho de: "Es mejor una ruta vieja y conocida que una nueva por conocer y peor aún, si los guías eran ellos "Pero al final tuvimos que guardarnos la lengua en.... porque efectivamente, la ruta de marras era corta y efectiva. LLegaron antes que nosostros a la meta. Luego de descansar un tanto en Tuctumpaya, y después de asegurarnos de que efectivamente había fiesta en Mosopuquio, enrumbamos al lugar. La travesía es ya conocida. Salida del pueblo por una ruta completamente llena de pedrones redondos y otros cortantes. Empezamos una bajada que no cambia en nada el panorama hasta llegar a lo que asemeja un lecho de río. Subimos y empezamos la ruta de arena con piedras hasta llegar a divisar el árbol, que cual faro en altamar,. nos indica que ya se va acortando el camino hacia el objetivo. LLegamos a los eucaliptos, que en esta vez sintieron las impúdicas manos de Vlady al arrancarles de cuajo las verdes hojas mentoladas, para sus no sé que tragos, tomas y menjurges (que dicho de paso son buenos). Un poco más de fuerza y pedal y ya avisoramos el pueblo prometido. Hicimos la bajada que no está tán buena y así, raudamente, cansados, empolvados y acalambrados llegamos al sitio prometido.
El colorido, los olores a cuchipanda, el gentío y el frevor religiosos nos reciben con los brazos abiertos y directamente, casi sin saludar, nos metimos en una enrramada propia del lugar y a calmar la sed se dijo. Mientras llega el pedido, entra Vlady con las manos llenas: nos mostró (como niño malo que tiene juguete nuevo y que no quiere prestarlo a los demás) unos cuyes chactados, olorosos y crocantes, dizque para el almuerzo porque su ñori lo esperaba en Arequipa. Cuánto le habrá costado el taxi de regreso, ¡ah! y el de subida hasta Pocsi, porque milagrosamente nos alcanzó en este lugar, fresco, sin polvo y muy sonriente.
Era una maravilla ver tantos platos con potajes netamente arequipeños que pasaban y pasaban por nuestras narices. Creo que las fiestas religiosas son disculpa para tan tremenda cuchipanda: lechón al horno, cabrito al palo, conejos chactados con dos piedras en su encima (como diría un charapa), zango, pepián de conejo, caldo de gallina, habas y el plato de bandera: ocas sancochadas. Todo ello regado con la rica chica del lugar. Los compañeros se sirvieron cada uno a su gusto, unas tremendas porciones que reponía las fuerzas. Ahora vi claro el panorama de quien pica de cada plato: comí de todo y de todos hasta quedar satisfecho con creces y gratín. La chela, claro que me costó. Después de una charla muy amena por la alegría característica de la fiesta, emprendimos el regreso que es ya conocido. Nuevamente Miguel y Mauricio nos hacen tomar un atajo, que a parte del polvo, nos hizo llegar rápidamente al desvío entre la subida a Chiguata y la bajada al puente. Bajamos raudamente y según la ruta de Pedrito, nos reuniríamos en la bajada de Miguel Grau. Así fue y de ahí hasta el colegio Juan XXIII de CIRCA (para los que lo conocen). LLegamos y tuvimos que esperar mucho tiempo a Wapoca, Cóndor, Rafa porque se había pinchado una cámara. La espera nos hizo desesperar por que la zona es insegura, o por que pudo ser una caída, tal vez una matada de las buenas, etc.Se llamaba y llamaba y nadie contestaba. Hasta que llegaron y nuevamente a seguir bajando hasta llegar a la Av. Venezuela. Aquí nos despedimos y cada quien a su sitio. Así terminó la ruta calambrona.

Chau
GuauGuau


Fotos proporcionadas por Jorge Luis Ramella







































































COMENTARIO DE PEDRO VILLENA
Estimado Gua Gua: 
Te olvidaste de Andreita, que terminó toda la ruta y lo hizo bien, esta vez llegamos a Mosopuquio a la 1.30pm, lo que nos permitio pasar un rato alegre y de reponer energías.

Como es una ruta larga, no se puede perder mucho tiempo, porque el objetivo es llegar temprano y así fue, estuvimos en Arequipa a las 4.15pm aprox. La experiencia de esta ruta, que siempre tiene sus particularidades cada año, es que hacer el corte después de Pocsi quita mucho tiempo, a pesar que perdimos mucho tiempo arreglando la cadena de Jorge y pensamos que todos ya habian pasado hacia Tuctumpaya y reparado el desperfecto, partimos para darles alcance, a Jorge lo iba esperando cada cierto trecho hasta Piaca, a Rafel le indiqué que se adelantara y a Jorge le indiqué el camino a Tuctumpaya y que ahí lo esperaría, porque debía alcanzar a todo el grupo que seguro ya se encontraba en el pueblito. Partí rápido y la verdad es que me cansé, pero llegé a Tuctumpaya pensandoe que todos estaban descansando, pero sorpresa, no habia nadie de nosotros, solo estaban los amigos Nómadas, pregunté y me manifiestan que habian partido tres y nadie más, pensé que fueron Chano, el Condor y algun otro del grupo y los demas?, no sabian, estos amigos no fueron por el corte. Me puse a esperar y despues de media hora llegaron todos cansados, descansamos como treinta minutos y partimos a Mosospuquio, antes pregunté por Mauricio y la Pálida y me indicaron que habían hecho un corte, osea que tenian una ventaja de 30 minutos.
Conclusión, el corte de Pocsi quita mucho tiempo y es mejor ir por la ruta que aparentemente es más larga, pero se avanza mucho más rápido.
Finalmente, esta ruta la hemos recorrido todos los años, cuantos años?, ya no recuerdo, pero cada vez me gusta más, a pesar del esfuerzo, de los calambres, de la fatiga, etc. todo se compensa en Mosopuquio y despues la satisfacción de lograrlo, siempre será unica.
Saludos

La Pepa


Para comunicarte con nosotros escribe a: teaminter1984@gmail.com

1 comentario:

  1. uhmmmmmmmmm parece un deporte muy muy muy caro!

    ResponderEliminar