El tiempo

Setiembre 08: Los Arbolitos

Fotos de Luis "Vito" Ochoa
Ruta y hora de partida. Faltó esta ultima, pero fueron las 07:45 a.m.


El percance de Andrea al doblar el desviador trasero. Por más que Henry lo intento no se pudo repararlo al vuelo

Los Arbolitos desde el camino de las torres. Están como a unos 500 metros. Nadie se animo a caminar hasta ellos

Ya en el parque de Independencia. Más color tierra que azul la bici producto de la rápida bajada, las partes con tierra y una caidilla sin importancia

Lo mismo que se dijo de la bici podemos decir de la piernas y los zapatos

Pedro Villena, el tercero en llegar, exhibe su bici, igual a la mia de polvorienta

CRONOLOGIA DE WALTER AMESQUITA - EL GUAU
Les cuento que después de un mes me reintegré a las andadas, esta vez a los arbolitos, ruta larga.
Esta ruta la hice hasta la mitad, hace mucho tiempo atrás, cuando la carretera era una especie de trocha, y tuve que regresar por actividades en mi IE. Roberto me dijo en esa oportunidad que, habían regresado a las 4 p.m. Me imaginé lo peor.

Bueno la crónica es la siguiente: saliendo de un cuadro gripesco muy fuerte, desentrenado y falto de la compañía de grandes pedaleros, salí con un nutrido grupo de patas. Después de mucho, mucho tiempo, me encuentro con Andreita, pero que por desperfectos de su desviador, tuvo que quedarse. Me pasaron la voz que el Quijote de la fecha fue Henry, quien caballeroso como es, se ofreció a  arreglar el desperfecto, con resultados negativos.
La primera parada la hicimos en Chilina. Seguidamente hacia las gradas de Independencia. Ese es un buen tirón, exigente y cansado. Así como me encontraba, normal.
Descansamos observando en lontananza el smog de la ciudad (siendo domingo) y como va cambiando el panorama: construcciones nuevas y desordenadas, avisos gigantescos hasta en los cerros y lo que antes fue tierra, ahora está cubierto por el asfalto. Bien por los vecinos, pero mal para nosotros porque una cosa es pedalear en trocha y otra en pista.
Bueno, la siguiente parada sería en el desvío que va a la ruta corta y la larga. Empezamos a jalar siempre en un terreno que va en constante subida, teniendo  la  vista de la ruta común hacia los arbolitos.
La carretera está bien conservada, debido a que hay bastante tráfico para mantener las torres que se han instalado por aquí.
La ruta es completamente seca y con el calor en pleno ¡Imagínense!. Bueno, ese es el paisaje que conocemos, pero lo malogra un botadero de basura que poco a poco se está extendiendo, y que está allí siendo alimentado a cada momento por los carros basureros.
La vía sigue y sigue en franco ascenso salpicada de tramo en tramo por cenizales que no dejaban seguir, pese al cansancio, en forma sostenida. Teníamos que desmontar y caminar con la tierra hasta los tobillos. Un buen grupo se adelantó y otros nos quedamos y otros mucho más atrás.
Yo estaba muy cansado y adolorido del pecho por los rezagos de tos que todavía tenía. César estaba conmigo y me alentaba a seguir, debido a que, francamente yo  quería arrugar y esperar el regreso del grupo para  terminar la ruta. Yo nunca he desertado de una ruta, sea la que sea, pero la situación me lo exigía. Incluso, Pedro al pasarme, díjome que nunca he abandonado, y que aunque sea llegase a pie. Así fue y con las reiteradas arengas de César, llegamos a la meta en donde ya estaban algunos descansando. Poco a poco fueron llegando los demás .
Del lugar se podía observar a los arbolitos a la distancia, porque nosotros estábamos mucho más arriba (a más altitud) y francamente para mí, fue una visión muy dolorosa, porque yo conocí ese lugar (hace 50 años atrás)y era una paraje muy hermoso: había una estancia, con una portada de piedra en arco que "recibía" al caminante. Los pastores cuidaban sus ovejas y también habían rebaños de llamas. Ver ahora los pocos árboles existentes da pena. Los árboles eran en número de diez: una tara, dos molles y 7 eucaliptos (hoy uno de ellos está seco porque los han quemado).
Bueno, sigo, Pedro hizo la presentación de algunos nuevos ciclistas como siempre a gran altura. Ah,me olvidaba, pasaron dos helicópteros con rumbo al Chachani.
Después de un reparador descanso, iniciamos el regreso pero con mucho reparo debido a las cenizas que habían y que sé, trajo abajo a muchos pedaleros.
La descontinuación (por mi para) y los males respiratorios me pasaron la factura: los benditos calambres que siempre me acompañan, empezaron a mostrarse  en toda su fuerza. Las piernas eran como tablas. Si hasta ahora que estoy escribiendo me duelen. Pero no podía quedarme atrás, seguía adelante francamente casi arrastrando las piernas.
Así seguía y de pronto veo a Henry que, raudo, me pasa con la finalidad de llegar al punto. Le dije que ya no siguiera, pero él incólume en su físico y honor, siguió. Pensaba en que hay patas medio cocacolas,y el destino me presenta a otro desubicado: Cóndor que estaba mucho mas atrás. Bueno de Félix no me extraña sus exabruptos ciclísticos. Le recomendé lo que a Henry y la respuesta fue la misma: anda ..........
En el camino de bajada encontré a un pata que había reventado cámara. Lo ayudé hasta que llegó un pata que es médico, creo. Lo ayudamos y arranqué, pero no pude encontrarme con el grupo delantero, con el cual pensaba tomarme unas chelas.
Así es como termino la ruta: agotado, adolorido, reseco y sediento, pero con la satisfacción de haber re-empezado y culminado la prueba, venciendo el cansancio y sobre todo el dolor en el pecho por la tos.
Para los que se adelantaron me deben unas chelas, que nos las tomaremos en otra oportunidad.
Chao










CRONOLOGIA DE FELIX AROTAYPE - EL CONDOR
Ante todo feliz cumpleaños pues mi estimado Darío (aunque tarde), la has pasado pedaleando y nos cruzamos en la ruta, yo subía y el grupo bajaba.
Salí tarde eso de las 10 de la mañana, mi intención era esperarlos en el cruce de las subidas corta y larga hacia los arbolitos, pero al encontrar huellas me animé a seguir. Subía en medio del calor sofocante a las 11:30 de la mañana aproximadamente, a esa hora el grupo  posiblemente  hayan llegado al último tramo de ruta. Mientras yo, recién empezaba enrumbar sudoroso pedaleando hacia las torres. El camino era subida,  polvorienta, con tierra suelta, a pesar que era constantemente transitada por vehículos, era la pampa o las faldas del volcán Misti que todavía no está invadida. Había partes que uno tenía que empujar la cleta, cuando observo hacia atrás veo que venía una pequeña combi y una camioneta. La camioneta entró al basural, la combi subía por la ruta que yo subía, tuve levantar el dedo y menos mal se detuvo.
Los ocupantes de dicha combi subian a hacer el tendido de las torres nuevas propiedad de la minera Tintaya, para que se interconecte con la estación de Socabaya. Dicho "aventón" posiblemente me ahorró unos 45 minutos de pedaleo en medio de esa sofocante calor, que de lo contrario no hubiera podido llegar a los arbolitos. Me bajé en las torres, de allí la pequeña pesada cuesta, como sea, la superé a puro pedal. Terminada ello se venía terreno llano con altibajos hasta la gran quebrada y cuando entro a una quebradita me encuentro con los integrantes del grupo que ya bajaban. Primero fue Rony, luego Vito, Pedro, Hans, Chano,Victor.... y así sucesivamente. Me incitaron a regresar... pero... ¿Regresar?...... Si estoy a medio camino para llegar al objetivo, pues sigo adelante! Conforme iba avanzando, me encuentro con varios conocidos y otros desconocidos bikers entre ellos nuestro amigo el popular "Wuau" Walter Amésquita quien venía "pagando" sus penas dizque tenía calambres hasta en la rodilla.
La via estaba bien afirmada, solo que gran parte es tierra suelta, anteriores años este camino era casi intransitable, huecos, cortes por acciones de la lluvia,  en algunos repechos se tenía que cargar la bici, pero ahora está transitable. Sería excelente programar esta ruta para los meses de Febrero, Marzo, hasta Abril. 
Había entrado a la gran quebrada que era bajada, donde me encuentro con el último de los bikers que suibía, ahora empezaba la subida de un kilometro aproximadamente, una buena parte habría que empujar. Yo subía  empujando mi bici, cuando en una pequeña curva me encuentro con nuestro amigo Henry Villalta, susto me llevé cuando volteó la curva de manera intempestiva él de bajada, yo de subida y mientras los demás posiblemente estarían ya más abajo de las torres. Charlamos breve, me dijo que había venido especialmente para hacer esta ruta. Henry trabaja en Lima desde hace mas de 2 años
Después de despedirme de Henry yo seguí subiendo, eran ya escasos minutos para la una de la tarde. Mientras subía empujando mi cleta, porque pedalear no se podía debido a la tierra suelta, cuesta, y unos pequeños tramos uno se podía subirse a la bici y pedalear. El silencio, la quietud en el lugar era apacible, pero a la vez inquietante, porque escuchabas sonidos, el gorjeo de algunas aves, hasta el zumbido de las moscas y tábanos eran percibidos por el oído. Pasé por unas pequeñas quebradas, ya para coronar la travesía llegué a una gran quebrada de tierra negra, en donde se veía hermosas flores de Cantuta silvestre, de hecho en toda la ruta existen variadas plantas originarias del lugar, para los conocedores este es un jardín botánico de plantas, algunas medicinales. Lo que mas me llamó la atención es la existencia de la planta llamada Chiri-Chiri, que es un arbusto de bajo tamaño, con flores amarillas pegajosas, que  siempre está verde los 365 días del año y toda la subida mi sentido de olfato percibía la aroma de esa planta -es que había por todo lado-. Anteriores años había poco, pero ahora he encontrado hasta mas arriba de los arbolitos, no me acuerdo haber visto antes, mas me acuerdo visto el ichu.
¡Por fin llegué a la meta! Eran las 13: 15 p.m. aproximadamente, estaba unos 700 Mts. más arriba de los arbolitos. De allí, para llegar a los arboles era el dilema, no había camino, a unos 100 mts. estaba la torre nueva, hasta ahí llegaba el camino, una quebrada que se formaba, la cual teminaba en lado izquierdo, más a la derecha, otra quebrada pluvial que se formaba, la cual terminaba en lado derecho, o sea, hacia el Chili, pero todo se veía llano. Así que tomé el lomo de la quebrada derecha, donde había huella de un tractor oruga ¡Error! La quebrada se hacía mas hondo ¡Pucha! caballeros nomás a cruzar cargando la bici...pisé corotillas....me pinché con espinas los  gemelos hasta que llegué a la pampa donde están 7 u 8 árboles, 6 de ellos eucaliptos, un molle y de las cuales, 3 eucaliptos están secos, esto producto de algunos bárbaros "excursionistas"  o de los fiesteros que van ha hacer la llamada fiesta de cruz, porque también hay una cruz en allí.
La bajada cargando la cleta, estaba más pesada que nunca; es que en plena bajada me dio la pálida, empecé a sudar frío, tuve que descansar en plena bajada acosado por los mosquitos, los tábanos con sus lancetas enormes. Que querían mi sangresita para su sustento. Tanto que revoloteaba este bicho alrededor mio, logré "noquear" a uno lo cual, me sacó una sonrisa malévola como diciendo: ¡Eso te pasa por meterte conmigo, con un cóndor!! ... jajajaja.  Desde allí la vista es cautivante, a la vez preocupante; porque los "benditos" invasores de tierras, van avanzando inexorablemente, "pisando el poncho de nuestro volcán tutelar: el Misti... ¿¡¡Y quién mald.... sea!! va  ha parar esto!!!??   Compungido al ver el triste panorama  bajé, la pálida se había ido con un par de ricos potasios. La bajada fué rápida, aunque pinché un neumático, arreglado ello llegué a la ciudad por una via nueva que han hecho, posiblemente los extractores de arena, quienes se han adueñado de las quebradas por donde bajan las aguas pluviales en épocas de lluvia.
Quienes estamos buen tiempo en el ciclismo de montaña, jamás hemos pensado que la población iba llegar hasta estos lugares, gracias a la anuencia de nuestros autoridades corruptas, ávidos de poder político, quienes sólo ven el dinero, re-relección cada 4 años, gracias a los traficantes de tierras, quienes mueven a las masas en provecho suyo, y en provecho a quienes le sirven como "cargadores". Al final sacan provecho de las gentes necesitadas de una casa propia, aunque sea en la punta de un cerro. A si estamos en este País de maravillas.
Disculpen mis "abruptus brutus"
Saludos.
Felix.
















Para comunicarte con nosotros, escribe a: teaminter1984@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario