El tiempo

Marzo 23 - Ruta Quilca - Matarani

Cronica de Percy Flores:
Días Antes de la tan anunciada ruta, llego un correo unos de los más pesimistas y desalentadores que he podido haber recibido (según Vito realista) afortunadamente no fueron muchos los que desistieron de seguir la ruta.
Día sábado, son pocos los que consiguieron dormir lo necesario y nos encontramos la gran mayoría a las 4:30 de la mañana, 10 ciclistas rumbo al pedregal para hacer el descenso hacia Quilca, en el viaje haciendo burlas del gran correo desmotivador de Vito, bromas y risas
Después de descargar las bicicletas emprendemos el descenso por los cenizales hacia Quilca, hasta que de pronto Rafael daña su plato pequeño de una forma increíble, y poco después mordedura de cámara (no era su día de rafa, y no sabía lo que le esperaba… jajaja), después de un descenso con todas la mochilas súper cargadas. Llegamos a Quilca.
Después de un breve descanso, Pedro elabora 3 planes rápidamente por si una de las profecías de Vito se Cumpla (Que existe la posibilidad de que no podamos pasar el puente sobre el rio Quilca pues existe una caseta de seguridad).
Plan A : Intentar Pasar por el puente, agotando todas las alternativas,
Plan B : Alquilar un bote y desembarcar en Arantas (no estaba incluido en nuestro presupuesto) ni lo imaginamos.
Plan C: Irnos a Camaná y dormir en una playa cualquiera
Plan D: Irnos acampar al morro (chicas malas) jajaja
Plan A: descendimos raudamente con todos ánimos y la vibras positivas para que nos den el paso, y llegando a la garita de control, que mala suerte no se pudo convencer al de seguridad, así que de regreso al campamento para conversar con las cabezas de seguridad, y tras tantos fallidos intentos y pérdida de tiempo, empezó a correr el Plan B, saliendo Vito, David, y Walter
a cotizar nuestro nuevo transporte, mientras nosotros tratábamos ya casi en vano convencer al de seguridad. No lo conseguimos.
Descendimos hacía la caleta de Quilca, y los ánimos estaban mejor que nunca pues nuestros negociadores lograron conseguir una lancha a un buen precio. Siendo Gonzalo quien llego abaratar más los costos. Todos con los ánimos al 100% pues esta aventura había mejorado, compre una negrita por si faltaba, ¡todos a bordo!
El Lanchero David (el Negro Gravol) por si alguien tenía vómitos El lo ayudaría jajaja conto muchas de sus experiencias mientras nos dirigíamos hacía Arantas, (la del marinero que en cada puerto siempre deja semillas, etc. )
La ruta en lancha es espectacular más aun cuando te encuentras con un gran número de delfines que dan la sensación que nos dan la bienvenida, cruzan a través de la lancha y nos acompañan durante un buen tiempo.
Ya al llegar; Arantas una caleta tranquila de agua transparente, empezamos a desembarcar al grito, de Potter Salta, un aterrizaje no muy común donde valoré lo importante que es gatear de bebé (algunos caen de cara, créanme), empezamos a desembarcar las bicicletas, pero el Coordinador tenía que pagar derecho de piso con un estiramiento de músculo de su pierna que a dura penas podía caminar. ¿Ahora pedrito podrás pedalear?
Ya en Arantas las vista era espectacular, un atardecer inolvidable, antes de que oscurezca Gonzalo, David, César (Aqp Bike) y Yo nos metimos a dar un chapuzón en sus aguas cristalinas, unos lancheros nos prestaron sus gafas de buceo, con las que pude bucear y apreciar la belleza de un coral lleno de vida (la casa de memo).
-- La profecía de Vito: (Que la posibilidad de dormir en una playa de arena (o piedra) a pocos metros del no es 100% segura pues aun no existen muchas trochas que vayan de la carretera principal a la costa.
Es casi imposible tener una fogata por la noche a menos que alguien se anime a llevar la leña en su bicicleta.) ---
Encontramos un tronco y con leña que trajimos de Arequipa encendimos la fogata, acompañada de su infaltable chela negra, y sus cuentos de Ada, pasamos un momento agradable y llego la hora de descansar.
Domingo: 5 de la madrugada y Pedro al canto de un gallo nos despierta diciéndonos que estamos muy retrasados jajaja. Despertamos todos con dolores en diferente partes del cuerpo jajaja. Algunos con un pecho descubierto no voy a decir su nombre pero empieza con “Rafa” y termina en “el” una amanecida entre rizas y jodas de ciertas palabras.
Salgo al mirador y encuentro a Walter y Vladimir observado unos lobos marinos (rocas) y un pez volador (jejejeje) yo no vi nada.
Después de alistarnos y tomar un apetitoso desayuno nos dirijimos rumbo a matarani, en un camino pesado con cenizales, subidas pesada, Pedro dando el ejemplo como coordinador que lesionado se podía pedalear pero poco caminar, (no le quedaba otra, si no pedaleaba lo enterrábamos, ya lo habíamos planeado en la amanecida jajajaja ) subidas donde Rafa sintió la pegada, tenía el plato chico malogrado (ojo el de su bici).
Ya casi el viaje parecía perfecto hasta que encuentro al grupo Detenido (por una belleza) por la Jefa de Seguridad y nos dice que no podemos pasar que regresemos por donde entramos ¡UPS estamos jodidos entramos por el mar! Al mar entonces jajajaja después de muchas negociaciones y guiñadas de ojos, La Mamacita (seguridad de la constructora) nos permite el paso tras perder media hora de tiempo.
Continuamos nuestro viaje rumbo a matarani, un Arturo con mucha energía que pedaleaba hasta el las subidas más rudas (solo fue una) David que tuvo un caída, Vladi con unas imperfecciones de bicicleta que César pudo solucionarlos, llegamos a Matarani aprox a las 4:30 de la tarde donde algunas fueron a tomarse una cervecita y otros a llenar sus vacíos estómagos.
Esta aventura fue muy buena donde se comenta que la primera jamás se repite, espero que no sea así, el grupo fue muy unido y divertido.
Sé que me salte muchas partes pero realmente es mejor vivirlo que leerlo.

















































































Cronica de Walter Amesquita

Después de la convocatoria para la ruta,se llegó a reunir 10 cleteros que se enfrentarían a las ardientes arenas del desierto,a la bajada como dicen algunos "infernal" hacia Quilca y lo desconocido de lo que faltaría para arribar a buen puerto:Matarani.
Depués de sortear tantos obstáculos en la bajada:piedras,arena,cenicero,cantos rodados,baches,etc es que llegamos a la caleta de Quila. Rafi le sacó el ancho a su plato chico por que lo dejó como pétalos de rosa abiertos.Nos instalamos en la placita tratando de reponer energías y pensando en el siguiente tramo.Pero ya oíamos voces que decían la imposibilidad de seguir el camino por los trabajos que se estaban realizando en la construcción de la carretera Quilca-Matarani.
Mientras  estábamos apertrechándonos para el viaje,preguntamos a las pesonas que estaban por los alrdedores sobre la posibilidad de seguir nuestra ruta y nos daban  siempre la misma y mala noticia:no dejan pasar a nadie.
Nosotros creyendo en nuestra buena suerte y el ánimo que lo teníamos a cien por mil,nos dirigimos al valle,hacia el puente con la seria intención de cruzarlo y seguir nuestro camino.
Pero se presenta la primera traba:el guardián nos impide el paso por la razones que ya manifesté.Por más que parlamentaron,propusieon y hasta casi rogamos,la respuesta lacónica era:no se puede ¿pero porqué? porque están haciendo voladuras de piedras y les puede ocacionar un accidente.Nos pidió que hiciéramos una lista con no sé que fines.La hicimos y que iva a consultar.Al final la gestión no progresó y no dió un derrotero:vayan al campamento y hablen con el ingeniero en jefe.Regresamos y acometimos una tremenda subida,que es ya la carretera,y con el fuerte calor,casi nos achicharramos.Llegamos al punto y a esperar.La realidad fue que nunca nos atendió el ingeniero de marras.Mientras esperaban tener una audiencia ,otro grupo bajamos a la caleta para tratar de encontrar un bote que nos llevara a nuestro detino: Aranta.Llegamos a la caleta y al presentar nuestas intenciones a los lancheros,estos se avivaron  y nos querían cobrar hasta S/500.Se pasaron los patas pero ni modo.Era cuestión de negociar por  que de otra foma nuestro viaje se truncaría.Nosotros,ante la situación,preparamos hasta tres planes:el plan A era que nos dejaran pasar el puente,el plan B era hacer la travesía por mar, y el plan C era irnos a la Miel,acampar y al día siguiente regresar por Camaná.
Mientras seguíamos esperando al grupo parlamentario que se quedó en el campamento,pudimos ver que esta caleta es muy bonita,resguada por la geografía de los embates del mar,pero que estaba demasiado descuidada en su limpieza.La calma del lugar es muy atrayente y te hace pensar en lo maravilloso de la vida marina, en la inmensidad ignota del mar,en la viveza de los pescadores y en lo tanto que se demortaban los patas con Pedro a la cabeza.Ya deseperados por la larga espera es que resolvimos regresar donde Pedro (nosotros éramos Vlady,Vito,César y Yoni) y en plena subida,vemos que ellos bajaban cueteados.Les dimos el mensaje y nuevamente bajamos al muelle.Los pesadores se pusieron moscas y vino la etapa del negociado de los pasajes.Después de mucho parlamentar el precio quedó en S/280.Nos embarcamos junto a nuestras cletas,las acomodamos una encima de otras ,levamos anclas y a viajar.Salimos de la caleta creo que a no sé cuantos nudo de velocidad guiados por un viejo lobo de mar,moreno él,curtido por el sol, las frías noches marinas y por los puchos que se fumaba.Así salimos a mar abierto,el que encontaba calmo.
Durante la travesía,surgieron diferentes temas de conversación que eran amenizadas por coquetas risas,preguntas de tipo infantil como ¿hay peces por aquí?,¿qué se come cuando están muchos días en alta mar?¿dónde y cómo hacen su pipí y su popó?
David,que era el capitán de la embarcación respondía presto a cada pregunta.De pronto,aparecen al costado de la lancha unos saltarines,brillantes y veloces delfines(por la emoción, unos creyeron ver hasta 100)que nos escoltaban siempre nadando a tremenda velocidad:estaban por los flancos de la nave, luego por debajo del casco,por la proa y popa.Creo que nadie de los presentes (menos el moreno Gravol ¿por qué? pregunten a lo que se podrían marear) a tenido ni tendrá nuevamente la oportunidad de ver a estos mamíferos en su elemento,al natural y libres.Con esa emoción y vista en nuestras retinas seguimos el viaje observando a lo lejos los acantilados en donde personas sacan una algas para comerciarlas.
Poco a poco fuimo llegando al destino que se nos presentaba en la lejanía como una casita y una capilla claramente distinguibles desde la distancia.
Arribamos a  una ensenada en la que ingresó nuestro Titánic y para anclarlo o por lo menos colocarle las amarras,se tenía que saltar sobre las rocas resbalosas cubiertas de yuyos, pero al toque,apenas la quilla del barco hiciera contacto con las rocas.Los saltarines fueron Harry y Gonzalo quienes prestamente envolvieron las amarras en las piedras.Empezamos a descargar las bicicletas pero como no había espacio,se tenía que cargarlas pegados a la roca, como si fuéramos pejes sapos y así salir.Pero ocurrió una desgracia:Pedro estaba todo el viaje sentado y como ya casi todos habíamos descargado nuestras bici,él trata de levantarse y contener su bicileta y tal fue el esfuerzo que hizo,además que sus piernas estaban frías por la postura,es que se da un estirón en la pantorilla que lo inhabilitó para hacer movimientos.Como sea bajamos su cleta,a él mismo y a trepar las rocas como ya dije:cangrejos de peña.
Así subimos un poco y llegamos a tierra firme.Lo primero que vimos fue unas construcciones de carrizo.Hacia ellas nos dirigimos y bacán,nos quedamos.Salió a nuesto encuentro un señor viejito que era el cuidante de las instalaciones de la Climática.Aceptó que nos quedáramos pero a condición de mantener la limpieza.Pedido aceptado y cumplido.Pedro realmente estaba en condiciones pésimas de su pantorrilla.Mientras se instalaban en las suites de Aranta,con piso de cemento,puertas de malla y paredes de estera;Gonzalo,Harry,César y David se dirigieron a la playita del lugar y después de muchas idas y contramarchas,se bañaron.Vlady y yo estábamos en un risco observando la escena.Había un bote de pescadores quienes realizaban su faena muy impasiblemente.La tarde ya caía  y el sol,con sus oros  ensangrentados,se internaba en el horizonte acuoso marino.Hora de comer.Después la hora de la joda.Pero quien la estaba pasando mal era Pedro.Harry le dio un sencual masaje con una frotación y después de vendarlo nos preparamos para la fogata.Buscamos algún tipo de leña u otro material inflamable y nuestra búsqueda nos dio frutos: un tronco que parecía había ido varado por el mar, o que estaba fosilizado o que estaba convertido en carbón.
Hciimos la fogata con algunos leños que llevó Harry y a calentarnos.Debo decir que miestras buscábamos leña,pude ver unas tremendas arañas que salían a l ver la luz de las linternas.
Cuando estábamos al rededor de la fogata,recordamos que Pedro no podría movilizarce por sus popios medios y fueron a traerlo cargado con una silla que fungió de trono.Así es como fuimos dándole curso a una negritas que habían llevado.En el lugar, aparece una araña tipo cangrejo,con sus patas dobladas para atrás que no se quería retirar del círculo.
Acabada las chelas tratamos de apagar el leño echándole arena,pero nada,recurrimos a los bomberos,quienes con sus manguerillas trataron de apagar el fuego.Vano intento,las brasas seguín vivas.Así lo dejamos porque no había peligro de incendio.Cada uno tomó poseción de su espacio y a dormir.Realmente quien podría dormir en esas condiciones? Bueno lo digo por mí,que no pegué ni un rato de sueño.Era por el piso que,pese a que teníamos nuestras bolsas de dormir,no lograba amortiguar la dureza del piso.Lo que si no sentimos fue frio.
Al día siguiente nos despertamos adoloridos, como ladrones capturados por las juntas vecinales de barrio y apaleados.
Un desayuno frugal,de acuerdo a lo que cada uno tenía y a reiniciar el viaje,previa limpieza del local.Como Vito es miembro de la Sociedad anti suciedad,le arrimamos todas las botellas descartables que se usaron y se las pusimos en su mochila.Bonita fue la estampa,después de todo.A sugerencia de varios,se dejó un dinerito y algunos comestribles para el cuidante del lugar.
Antes de empezar la marcha,visitamos a una cruz del Señor de Aranta,donde cada quien, se encomendó para la ruta.Desde aquí ya se veía nuestro destino para todo el día: una tremenda subida.La ruta que  estábamos por empezar la haríamos por una carretera alterna a la principal,que por su naturaleza sólo la han hecho a flor de tierra,siguiendo las sinuosidades del terreno,lo que la hacía terrible.Pedro empezó su calvario porque no podía caminar y lo hacía de costado por evitar el dolor y casi arrastraba el pierna.
Caballero nomás, a seguir pero como él es trejo en estas lides, no se amilanó y siguió en esas condiciones y casi no dio ningún problema.
Toda la ruta era fuerte,calenturienta,de subidas y bajadas tremendas que sólo son recorridas por veloces camionetas.No acabábamo de trepar una subida y ya se veía lo que restaba de carretera hasta la siguiente bajada y subida "paradas".Toda la ruta la hicimos por esta vía.
Nos costó demasiado hacer el trayecto hasta que llegamos a un campamento.Vito,en su innata inocencia se acerca a las instalaciones,según él para pedir un poco de agua,pero no contaba con la presencia de un guardián (policía retirado) que con cuete en mano y pito en boca empezó a hacer lío.Nos llamó a los pocos que estábamos en el lugar, y con buenas maneras,eso sí, preguntó el porque de nuestra presencia y más aún,la acción de Vito.Se le explicó el asunto pero nos dijo que estaba prohibida la pasada.En ese momento aparece rauda una camioneta en la que venía la ingeniero jefe del proyecto y más bien, nos dijo que como era que habíamos llegado a este punto.A quien habíamos pedido permiso y si nos habíamos registrado en el puente de Quilca.Francamente que vimos muy lejos el éxito de nuestra aventura.Ahí es donde llega Pedro,todo matado pero sin perder la moral.Se enfenta a la tía y explica la situación.Resultado:se regresan por donde han venido.Explicamos que era imposible porque no teníamos agua ni alimento para hacer tremendo viaje de retorno.Ella nuevamente pregunta que por donde hemos llegado hasta aquí.Al final tuvimos que confesar que lo habíamos hecho por mar.Pero nunca dijimos que nos habían impedido el pase en la garita del puente.Se puso comprensiva y nos ofreció conversar con el alto mando por radio para solucionarnos el poblema,pero que quedábamos detenidos hasta su regreso.El toche haría cumplir fielmente la orden pistola en mano.Pero no fue tal porque junto a nuestro custodio nos fuimos a su caseta y nos arrimamos toda el agua posible,nos sombreamos y hasta charlamos con el pata.
No demoró mucho el retorno de la chica y díjonos que había conseguido comunicase con la central y que nos autorizaba a seguir la ruta hasta el siguiente control en donde tendríamos que reportarnos,contar el asunto al jefe y a esperar su bondad y comprensión de dejarnos seguir porque de lo contrario,a regresar por donde habíamos venido.Imagínense,estábamos casi en la mitad de la ruta y tener que regresar? Para los bombines.
Agradeciéndole la gestión,prometiéndole no causar problemas en la ruta, no provocar accidentes y portarnos como señoritas de internado,nos despedimos no sin antes darle nuestra página para que nos visite.
Al intentar empezar la marcha,Vlady casi rompe su desviador y se lo arregló en forma artesanal.Funcionó la cosa.Nuevamente arrancamos con las consabidas bajadas y subidas tortuosas,las interminables pampas y la desesperación por ya llegar a la meta.Vito tan optimista como siempre (sino vean y lean sus predicciones sobre el viaje) decía que si estábamis yendo a 10 Km por hora, y dada la distancia que nos quedaba,fácilmente podríamos llegar a Matarani a eso de las 6 de la tarde, y recién eran las tres. Arribamos al campamento en el que teníamo que presentarnos y depués de una ecueta conversación,el pata nos dijo:váyanse ciclocojinetes y no jo....Llenamos nuestras botellas con el agua del camapamento y chau.
Así seguimos hasta que llegamos a otro campamento (que dicho sea de paso, en todo el trayecto,efectivamente hay maquinaria,campamentos,camionetas que van y vienen pero que nadie te recoge)en donde para salir de la quebrada en el que se halla,se tiene que subir una cuesta criminal que casi  manda al cacho nuestras ya famélicas energías.Nos reponemos y llenando nuestro gaznates con la poca agua que nos quedaba,seguimos siempre viendo a lo lejos, la carretera que no marca la ruta,siempre lejana e inalcanzable.Arribamos a un punto en que se halla la consabida bajada y subida.A lo lejos vemos que una de las camionetas pasa raudamente por un lugar donde no se adivina siquiera un trazo de carretera y Vito se avienta con David y César para buscar una ruta que no sea la que estábamos por seguir.Después de un buen rato aparecen y nos llaman paa seguirlos.Así lo hacemos y felizmente era la pista que sale de Matarani hacia Quilca,pero ya con el trazo verdadero.De este punto,llegar a Matarani es un suspiro.Así es como arribamos al puerto bien matados.
Aquí,unas chelitas,otros un almuerzo y a esperar la movilidad que ya habíamos contratado a nuestra llegada.Llegó la Minivan que había ido a Mollendo,cargamos y rumbo a ArequipaÉL trayecto lo hicimos en dos hors y fracción.Llegamos felizmente bien a nuestro destino y a esperar la próxima travesía que no sé a donde será.Loor y gloria a los pedaleros que se atrevieron a realizar esta jornada y mis respetos a Pedro por su valentía y  resistencia al dolor.Humildemente quisiera que esta ruta sea bautizada como :LA RUTA DEL MÁTIR PEDRO
por todo lo que sufrió y si bien es cierto no ha derramado sangre(por que eso es el martirologio)sin embargo, ha hecho algo más bravoser el único mártir  en la historia del  mundo que está vivo y vive para contarlo.Chau




























Aquí una breve descripción de la ruta de Vladimir Cuno:

Imágenes integradas 1
Después de internarnos unos buenos Km por las pampas de Pedregal, bajamos de nuestro transporte y vamos rumbo a Quilca...10 bravos...

Imágenes integradas 2

Tras un exigente descenso a la costa, finalmente llegamos a Quilca a eso de las 10:30 aprox, un poco extenuados... 

Imágenes integradas 3

A eso de las 11:00 vamos al puente de Quilca donde nos impiden el paso y se nos pide la autorización del Ing. de Seguridad de la obra, asi que armamos rápidamente el plan B (ir en lancha) el plan C (acampar en la miel) y el plan D (top secret...), Walther, Vito, el que habla y algunos más fuimos a tramitar el "B", ante los precios exorbitantes de la lancha hasta Arantas, Vito se desanimó profundamente y se puso a dormir soñando en posibilidad del plan D....

Imágenes integradas 4

Cuando fracaso el trámite con la constructora, la mancha completa se vino a la caleta y logramos llegar a un acuerdo (280PEN ) así que subimos las máquinas una sobre otra a la lancha, alguien le pregunto a Vito como íbamos a desembarcar a lo cual respondió "La lancha debe tener una chalupa (bote con remos) que nos desembarca de 2 en 2", ante mi duda, le pregunte a David (el capitán de la lancha) como desembarcaríamos y me dijo "No se preocupen de eso que yo ya sé, preocupense que no me vaya a pasar nada a mi...", así que entre sonrisas, temores y desconciertos hicimos la travesía de 2 horas aprox. hasta Arantas, en el viaje vimos lobos marinos y los espectaculares delfines...
    
Imágenes integradas 5

Llegamos a las 4:30 a Arantas, el plan de David el pescador, era acercarse al acantilado, que alguien salte, y desembarcar de uno en uno, no fué facil pues precisamente ahí se lesionó gravemente Pedrito, pero felizmente que pudimos hacerlo y subimos el acantilado con las bicicletas a cuestas...


Imágenes integradas 6

Decidimos acampar en Arantas, algunos como David se dieron un chapuzon, el lugar es una maravilla para practicar buceo, prácticamente una piscina, mas tarde cenamos, hicimos una fogata y a eso de las 11 nos fuimos a dormir dentro de sleepings (Cesar dentro de una Carpa pues tenia aracnofobia) sobre el duro suelo de cemento...de la climática de Mario Vargas...

Imágenes integradas 7  
La ruta de regreso fui durísima, partimos a eso de las 7:30, era subir y bajar una serie interminable de quebradas una más profunda que la otra, a eso de las 11:00 nos volvieron a parar, esta vez, era la bella Shirley, Ing. de Seguridad de la Constructora que tras un trámite nos dió indicaciones sobre el procedimiento para seguir sobre la ruta, todos sin excepción aprovechamos para avituallarnos de agua del puesto de control pues ya no teníamos...   

Imágenes integradas 8

No miento al decirles que la ruta fue dura hasta el último metro pues al llegar a Matarani tuvimos que vencer una última quebrada antes de llegar a la pista, todos la subimos lanzando juramentos, llegamos a las 4:30 aprox. a partir de ahí, la suerte nos sonrió pues pudimos conseguir rápidamente una van para el regreso a AQP, menciones especiales a Pedrito que tras una muy fuerte lesión continuó valientemente la ruta, Rafa que perdió uno de sus platos también se sobrepuso a la adversidad, Vito muy proactivo y gran facilitador para que las cosas se hagan, Cesar con su gran experiencia y sentido del humor apoyando en todo instante, David apoyando y dando soporte a la gente con dificultades, todos los demás se comportaron a la altura de los acontecimientos, debo decir que el único suceso extraño fue la pertinaz insistencia de Walther en señalar a 2 peñones en el mar de Arantas, como lobos marinos, pese a que le demostramos fehacientemente su error, el siguió insistiendo....  


 Vladimir 

1 comentario:

  1. Las fotos pues broders sino komo los vamos kreer

    ResponderEliminar