El tiempo

Abril 19 - Canteras - Uchumayo - Añashuayco - Huayco


Crónica de Felix Arotaype:

Saludos MTBikers:
La ruta del Domingo 19 ha sido excepcional, por no decirlo fuera de serie, esta ha sido para mí mi tercera rodada por esos lares. La ruta de ida hasta Uchumayo fue chévere y el regreso ya se conoce, lo hicimos por la orilla contraria.
Salí tarde por lo que también llegué tarde al sitio de reunión de salida. Cuando llego ya salían, solo que tuve que integrarme al grupo que eran mas de treintena de bikers dispuestos a "comerse" unas decenas de kilometrillos de ruta de asfalto, tierra, arena, piedras y porque no también polvo, porque donde vayamos con una bici de montaña, siempre habrá... polvo... harto polvo... Jejejejejeejeje!.
Una parada como siempre por indicaciones de nuestro coordinador "el pepa" en el grifo que tiene nombre oriental ...Creo, para chequear nuestras llantas que estén en perfecto estado de inflado, también comprar algo de comer, hidratarse para que la pálida y los calambres no nos hagan mella en  la ruta. Los del grupo A o sea, los mas fuertes del grupo, posiblemente ya se estaban correteando por algún lado de la ruta rumbo a Uchumayo, mientras tanto el grueso grupo todavía estuvimos sorteando a las combis en la saturadas calles de la ciudad. Siguiendo la Av. Ejercito, volteamos por una avenida que va a la plaza las américas del Distrito de Cerro Colorado, tomamos una avenida larga, pasamos el cementerio del lugar, para coranar una pequeña cuesta, luego bajar hacia un especie de un baden gigante, luego subir "forradazo" a una velocidad rápida y es en eso veo unos vehículos estacionados al lado de la vía, una en especial, a la que me acercaba rápidamente cuando.... repentinamente se abre la portezuela izquierda del coche estacionado, ¡Wouu!... Tuve que virar no de tan manera violenta, pero rápida para no empotrarme contra la puerta. Un segundo mas, unos centímetros mas rodando a mi derecha hoy estaría lamentándome. El único verbo florido que salió de mi piquito fue: ¡Imbécil casi me ca....! conforme pasaba. Quería detenerme para increpar al conductor por esa acción, éste sabiendo y viendo que venían ciclistas por la retaguardia, hace esta maniobra ¡Calma!... ¡Calma! tuve que contenerme para no armar la "tole tole" 
Repuesto del susto sigo pedaleando hasta llegar a las inmediaciones del camal Don Goyo, nuestro lugar de descanso cuando la ruta es para ese lado, ya los demás estuvieron esperándonos y también esperamos a los demás que iban llegando. Partimos por una via asfaltada que antes era trocha, las chacras se están convirtiendo rápidamente en inmensos canchones techados, montículos de basura alrededores de la vía se ven y por fin hacen su aparición las chacras conforme avanzamos. Llegamos a la zona de la pestilencia, la pregunta que me hago a mi mismo es: ¡Porqué tenemos que venir siempre por aquí? es una área pequeña, pero hedor inaguantable, al parecer es una granja de chanchos, pollos y otros animales. Menos mal que es bajadita, la superamos rápidamente para llegar al desvío de la carretera antigua y la vía mas antigua que van a Vitor. Tomamos la vía mas antigua, hoy esta carretera ya no se usa, pero los agricultores la siguen usando para llegar a sus fincas, pequeños ranchos, casas de campo que están mas abajo en la cima de una quebrada de donde sale un manantial de aguas cristalinas que pasa por Uchumayo y desembocar en el rio Chili.
No nos ponemos de acuerdo por donde vamos a ir, pero el objetivo es llegar al Distrito de Uchumayo. Unos opinan que debemos bajar e ir por la quebrada, para ello se deberá badear la piscina, porque la quebrada es tan estrecha y rocosa...¡Uff!.. nadie se pone de acuerdo, nos adelantamos José Luis y este servidor para explorar por donde debemos a la quebrada honda, porque había vías o ramales que terminaban en casas o chacras y hasta que encontramos el camino correcto y bajamos. Hacemos un alto, pero ahí también surge la disyuntiva de por donde seguir, unos metros mas abajo un poblador nos observaba fijamente, asi que fuimos a preguntar, mientras los otros deliberaban. Preguntamos al chacarero de como llegar por la cima de la quebrada a Uchumayo, pero nos dice que no se puede, todos los caminos "mueren" en las chacras. Regresamos al camino que era una carretera y seguimos por ella pues, esos son las vías de un mountain biker. Entre mí cavilaba mientras manejaba: he venido dos veces por aquí, pero hoy no recuerdo por donde. Seguimos por el camino un buen tramo, hasta que la carretera termina en una cabelleriza o algo así, claro habían otras vías que seguían a otras direcciones, esas son las que confunden a uno. Volteamos hacia la derecha, ya estuvimos en la cima de una quebrada, que al fondo se veía un tupido verdor que se perdía entre dos alturas poco distantes. 
Desde allí la vía sería simplemente interesante (claro para el que domina algo la cleta, especialmente para los "viejos" bikers, pero para los nuevos talvez fue un "suplicio"), el camino era técnico o como decimos en el mundillo del monuntain "cañero" era relativamente bajada, por la cima de la quebrada salpicado con algunos barrancos de unos 200 metros o mas. Piedras, rocas, arena, mucha arena, precipicios, camino angosto, venían y venían, era interminable, pero divertido. Hasta que llagamos a una zona que el camino era demasiada angosta, eran unos unos 50 a 70 centímetros de ancho y al fondo el abismo, era fácil perder el control de la bici, rozar con los pedales la pared del anden e irte...¡¡Zuack!!... abismo abajo. Uno tiene que desmontar obligadamente, empujar la cleta unos 30 metros, pero la verdad escapela la piel. Y es que levantaron un anden con sillares casi al filo del pricipicio para ganar terreno o no se que. Esto me hizo acordar (para los que conocen) el paso lateral del tunel del Distrito de Maca en el Colca y allí uno tiene que cuidarse de dos peligros: la caída de piedras, piedricillas de lo alto y el precipicio. Me detengo ya casi unos metros donde ya terminaba el camino a esperar a los últimos, mientras seguían pasando los de mas. Grenny, Andrea, Y Maritza son las bikers damas que nos acompañaron, tambien hacen su paso gallardamente montados sobre su bici. La vista era algo único desde allí, mirando los 4 puntos cardinales al Este está el Misti, el Pichu pichu, al Norte es Chachani, al sur los cerros desérticos de Cerro Verde y a Oeste el desierto de la Pampa la Estrella que se pierde. La quebrada que se veía hacia abajo; ahora se veía hacia arriba, una linea de manto verde en su base irrigada con las aguas cristalinas que recorren valle abajo.

De allí se llega ya a Uchumayo, pero sin antes superar un obstáculo: cargar la bici una bajada arenosa de 100metros para llegar ala vía que hace llegar a la plaza de Uchumayo. Hacemos la entrada por una angosta callejuela adoquinada, muy empinada que, ahora se ha convertido mucho mas peligrosa que antes que era tierra, que al apretar los frenos uno derrapaba y se detenía; ahora no, la bici se va... y se va. En la pequeña plaza el grupo nos estaban esperando, refrescándose, hidratándose, comiendo algún bocadillo y comentando posiblemente sobre la ruta recorrida. La mitad de los mas de 30 ciclistas que salimos, decidimos retornar por la banda derecha del rio Chili, o sea rio arriba, que ahora ya es asfaltada pasando por la antigua estación del tren que está al frente de Uchumayo. La otra mitad posiblemente hizo el regreso a la ciudad por la pista. Esta estación hace algunos años estaba abandonada, era la única edificación allí; pero hoy está rodeado de población situada en una ladera desértica a causa de las invasiones. De allí hay una carretera afirmada, con tramos muy empinados, que hacen difícil el pedaleo hasta llegar a Huayco.
Salimos de Uchumayo pasando por el peaje, se ha decidido ir como quien se va a km 23 para luego doblar a la izquierda y entrar por una vía asfaltada, que yo no conozco todavía, esto para no tener que pasar por el antiguo puente peatonal empujando las cletas. Alguien rompe la cadena de su bici antes de cruzar el puente, nuestro amigo Yury lo auxilia, mientras Pedrito, Yo, alguien mas le damos "apoyo moral" en el auxilio, se termina de arreglar la cadena "arrancan" de inmediato y cuando yo iba también hacerlo, me percato que mi llanta delantera estaba baja. Ya pues, ni modo a parchar nomas, mientras sacaba la cámara de la llanta, parchaba, inflaba, la ponía en "fa" la llanta, los minutos habían pasado y alcanzarlos siguiéndolos va ser difícil y por lo que decido regresar por la pista. Mientras voy subiendo, trato de ver al grupo o algún rezagado, pero nada , hasta que avisto a un solitario ciclista que subía por la otra banda, luego a otro, pero lejos del uno del otro. Llego al curvon, volteo a la derecha, luego a la izquierda, tomo la carretera que pasa por encima de las granjas que deben ser pollos, para llegar al puente de Huayco, que es una vía rápida y menos "sufrible"
Cuando llego a Huayco pasando por las casi lúgubre, única callejuela de la antigua fábrica de tejidos "La Unión" hoy quebrada hace mas de 25 años. Cuando salgo de las estrechas calles, veo al grupo que ya habían partido, las trato de alcanzar cuando dos perros me salen al paso tratando "cascar" mis pantorrillas, pero no les doy el gusto. De allí llegamos a Tiabaya donde nos damos un buen descanso y a esperar a los últimos que iban llegando. Partimos despues de descansar, charlar, porque el hambre ya apuraba, para ese entonces eran ya cerca de una de la tarde. Llegamos al lugar de siempre, a una de los restaurantes campestres de Arancota, donde la gentita decide "hidratarse" con el sabroso nectar de los dioses, claro, "hidratarse " siempre es bueno, porque practicamos un deporte sano, sì, una voz salió de por ahí con esas sabias palabras...Jajajajajaa! Teníamos que brindar por 3 motivos: 1, porque el 15 de Abril era Dia del Ciclista. 2, nuestro amigo William estaba de onomástico ese dia y 3, aunque esto nadie lo sabía, el 19 de Abril es Dia de la Bicicleta (ahora ya lo saben)
Pero antes de "hidratarse" nuestro amigo Walter mas conocido como "wuau" sale como poseído de regreso a Tiabaya, porque se olvidó su mochila,nosostros pensamos que ya no lo va encontrar, pero al rato regresa con una sonrisa de oreja a oreja, contento de haber encontrado mochila. Mas al rato nuestro amigo Enrique nos comunica que, hay un coche de carrera que al parecer estuvo compitiendo ese dia, llevaba como sponsor la palabra Team Inter, esperamos al coche y realmente observamos que el auto llevaba pegado en los castados Team Inter. El nombre o apellido del piloto era Iladioski o algo así, ese nombre me suena a un ciclista competidor allá por los años 90, (a ver si Kike o William lo aclaran) Mientras nuestros amigos seguían "hidratandose" amenamente, algunos optamos por retirarnos, no sin antes desearnos un buen primer dia de la semana y despedirnos después de una ruta placentera, bonita, fenomenal, divertido, esperando siempre que llegue otro Domingo para seguir con lo nuestro.

Saludos.
Felix