El tiempo

Setiembre 20 - Ruta del Avion - Don Goyo

Crónica de Felix Arotaype 

Saludos MTBikers:
Antes de comenzar la croniquilla, quiero felicitar a un nuevo sub grupo que se está formando en el "Team Inter MTB" que ayer (domingo) tuvieron su primera salida y, esto quedará en los anales de la historia de nuestro Team.... ¡Por los siglos, de los siglos! ...Amen*:) feliz . Este grupo está conformado por los hijos (as), padres, amigos... muchos amigos(as) haciendo rutas cortas para comenzar, para luego ir alargando dichos paseos en bici, conociendo lugares, disfrutando, divirtiendose en mancha y conociendo mas a la "amiga" de aventuras de dos ruedas. Esta idea nace del seno del Team, (que estuvo un tanto olvidado en el baúl de los recuerdos), la hacen posible, la dirigen, en la encargatura nuestros amigos Berenice y Jesús. Cuenten pues las primeras anécdotas de ese paseíllo*;) guiñando.... Dicho esto, vayamos a lo nuestro.
Eran las primeras horas de día que seguramente iba ser caluroso, nuestro destino en la mira para dar "curso" a los pedales era nada menos los semi desiertos de la Pampa la Estrella, que hoy yace cubierto de casas, canchones, cerrillos desérticos, quebradas, en pleno aplanamiento por maquinarias para ese fin. Atrás quedó, solo en el recuerdo ese hermoso desierto que hace mas de 20 años conocí, azotado por el viento por millones de años, arenas formando curvas rectilineas como el cuerpo de una hermosa mujer. Eso era ese pequeño desierto que está ubicado al Nor-Oeste de la ciudad de Arequipa. ¡Quien iba pensar hace unos años atrás! Que un personaje metido en la política llamado Juan Manuel (los apellidos ya la sabemos todos) iba "regalarles" en bandeja, todas estos terrenos a los llamados "caragadores" quienes han tomado como botín preciado, y están tugurizado el lugar rápidamente . Un verdadero problema a futuro, con todo los males sociales que se viene.
Los minutos pasaban, los ciclistas iban llegando, ya éramos un buen número esperando a nuestro coordinador que tambien llegaba, varios compañeros de ruta llegaban mientras, entre ellos Victor acompañado con la "niña de sus ojos" (hija), nos presenta a todos. Yo, platicaba con Paola, una nueva biker que arribó unos instantes. Estaba tan entregado a la breve charla, cuando Jaime llegó, nos saludamos, me comenta sobre una ruta a explorar que se esta postergando a lo largo de estos años, le doy la respuesta afirmativa y la fecha. Mientras tanto; vuelvo a la plática con Paola, no por mucho tiempo, cuando Vito llega, se me acerca y me dice: agarrame esto.... (¿?) ...era para sostener la bicicleta, mientras él lubricaba la cadena, termina y me deja sosteniendo la bici ... .. ¡Pucha!.... ¡Pos hombre!.....¡Qué aguafiestas estos "tios"!....¡Jajajajajajaaa! No es que Yo sea un parlanchín, todo lo contrario, pero allí estaba conversando. La conversa iba proseguir, pero la voz de Pedro se deja escuchar para dar los últimos detalles antes de la partida. Esta vez no había nuevos, excepto Paola, quien cumplió el protocolo, se presentó ante nosotros, nos dijo su profesión y su otra actividad: ella es una montañista profesional. En la breve plática que tuvimos me dice, que a la bici no está tan habituada, pero su campo de acción donde ella se siente a gusto es el trekking y el montañismo.
Eran las 9 de la mañana cuando iniciamos la ruta, el buen grueso del grupo, como siempre los del grupo A parten primero, luego nosotros del grupo B, los del grupo familiar tambien partieron rumbo a Chilina.... ¡ A disfrutar pues del pedaleo!....¡Yiiaaaa! Todos nos fuimos a dar cuenta de ese desierto que nos esperaba, los rayos del sol caían a plomo esas horas de la mañana, no había ninguna nube en las alturas de los tres volcanes, el Chachani está aún con nieve, pronto estará pelado. Las chacras que habían en la prolongación de la Av. Ejercito que llega a Zamácola, han desaparecido para dar paso a la "selva de cemento" ambos lados de la vía están copados de edificaciones. Todos pedaleaban con impetú, ahínco, sudando como se dice "la gota gorda" mientras los vehículos nos pasaban raudos, un buen número estaban adelante, otro similar atrás tratando de pescar o pasar a que iba adelante o ser pasado por el venía atrás. Desde Zamácola la cosa se puso ya dificil por el tráfico vehícular, teníamos que driblear, hacer de toreros sobre dos ruedas, engullir -literalmente- el monóxido de carbono si estábamos en la retaguardia de un "custer" de fabricación china o un semejante traídos de Japón como chatarra con timón a la derecha hace mas d 20 años.
Llegamos a las inmediaciones del aeropuerto, era dificil de avanzar, uno no sabía en que momento estas cocinas rodantes iba detenerse ya sea para recoger o dejar pasajeros. Andrea iba delante mio....Cuando un pasajero de improvisto se baja de unos de estos buses y Andrea por poco se lleva de encuentro al hombre. Lo mismo me ocurre a mi tambien mas adelante con una señora, la verdad era dificil avanzar sin rozarte con un peatón. A la entrada de Añashuaycco, hacia el puente el tráfico vehicular era simplemente un caos, carros en fila esperando que avance el de adelante, bocinazos, humo, calor infernal... Todo un loquerío tratando de llegar cada uno a su destino.
Llegamos a Ciudad Municipal, la cosa era igual, este lugar se ha convertido en un "paradero mosca" de los buses interpronvinciales, allí el ajetreo es interminable, gentes cruzando la pista, ambulantes ofreciendo refrescos bebidas refrescantes que no caerían nada mal para un ciclista, pero tendrias que manejar una "bicicleta" mas. Ahí entre ese caos nos detenemos a esperar a los que que venían atrás, que poco a poco iban llegando, mientras tanto: disfrutábamos de unas futas, bebidas rehidratantes, algún bocadillo, mientras apreciábamos todo el ajetreo de la gente. Ya todos estuvimos, excepto Luchito que venía atrás, ya no había tiempo de espera, la mañana amenazaba con "irse" rápido, por lo que partimos raudos hasta la siguiente parada. Otra vez a darle curso a los músculos, a los pedales y derramar gotas de sudor sobre esa pista quemante, bajo ese sol que siguía mandando sus rayos implacables.
El tráfico vehícular había deminuido, habíamos salido del caos, para llegar a una pista tranquila... ¿Qué pasó?... ¡Ajá!... La vía estaba trancada, patrullas de serenos en medio de la pista, los vehículos habían desaparecido, mas adelante jóvenes, adultos y niños practiacando el deporte de pelotas y hasta que llegamos al desvío hacia el desierto que nos esperaba. Allí esperamos otra vez a los que venían atrás, que iban llegando a cuentagotas, unos dizque se pasaron de frente. Un rehidrate oportuno, un descanso merecido, no importa paradito, alguna conversa, cuchicheo, bromas que vienen y van. Todo eso era breve. Un conteo ... 1...2 ...5...10....15...25....27...28... Creo no estuvimos todos, algunos se regresaron, bueno, venía lo divertido...Divertido era talvez algunos años atrás, cuando uno pedaleaba por encima de un lomo largo hasta llegar hasta la antigua carretera que iba a Vitor. Hoy de ese lomo largo ya poco queda, todo está cambiando, para nosotros los ciclistas de montaña: eso es una mala realidad. Nos quiraron la diversión desde que los invasores de terrenos se apoderaron de ese desierto - como dije en el encabezado- de ese pedacito de paraiso terrenal que tenía unas curvas sinuosas formados por el tiempo.
Llegamos al parque del avion. Donde un avion estrellado de la desaparecida Compañía Faucett se estrelló aquella fatídica noche nubosa del 29 de Febrero 1996, dejando como el saldo de fallecidos 123 pasajeros. Hoy ya no hay casi nada en el lugar, una cruz, unas cuantas lápidas en la cima de una quebrada poco profunda, una carretera en el fondo de esta y vías por doquier a su alrededor. Yo fuí en el año 1998, pude encontrar algunos restos del avión, muchas piezas pequeñas calcinadas. Una foto oficial del Team en el lugar no podía faltar, entre chanzas y bromas nuestra amiga Grenny acomoda su cámara fotográfica sobre una pequeña roca para una toma en automático, pero al final, un solícito señor que estaba en el lugar nos toma la foto. Una última mirada al panorama, a los 4 puntos cardinales del lugar, nada halagüeño se espera, caos, desorden está asentado allí y asi partimos.
Nuestro buen amigo Dante, era el hombre a seguir, él iba adelante y nosotros como galgos seguirlo. Pedrito nos dice que hay que salir hacia la derecha, pero la vía es una confusión, casas por aquí casas pór allá, cerrillos pampeados, quebradas rellenadas, covachas por doquier edificadas sin orden de catastro urbano o urbanístico, la gente hizo su covacha en cualquier lugar... y... Punto. Solo tomamos una vía recta, grupo de personas reunidos conforme que íbamos pasando, hasta que llegamos al final de la vía, en donde Dante por poco sufre un imprevisto, resulta que como él iba adelante, no se percató que dentro de la tierra fofa había un pedazo de alambre con puas, que se enrrolló en disco de frenos de su cleta, menos mal sin niguna consecuencia. Mientras partimos, Diego se adelanta ... Y ... ¡Zuack!... un revolcón en la arena y unos metros mas adelante otro revolconcito y como nuestro amigo es bien machito, los dolores y lágrimas para dentro nomas... Jajajajajaa!
Sin pensarlo estuvimos en el final del tramo, en la carretera antigua que a Vitor, que hacen un cruce con la nueva vía Arequipa - La Joya, en donde encontramos personas, tambien vigilantes que seguramente cuidan la gran parcela de tierras que todavía quedan en la parte baja, del asedio de los invasores. Nos detenemos un poco en esa pista que está considerada la mas cara del País, de Sudamerica y porque no del Mundo. Aunque Ud. no lo crea. Esta pista termina desde donde estuvimos a unos 4 a 5 km mas abajo en nada, en un acantilado y el asfaltado total es de unos 15 km.. Esas son las paradojas y dilemas de un Estado cuando corroe la corrupción, el robo, la traición o cuando la Autoridad se hace el "chueco" o de la "vista gorda" .... Y cuando se obra políticamente, dejando de lado lo técnico..... Sé que les estoy aburriendo.
El regreso de allí, el pedaleo es a todo dar hasta el camal Don Goyo de Cerro Colorado, el hambre, la sed apura, ya estuvimos en pleno medio día. De regreso pasamos por la granja que emana olores pestilentes...¡Caray!...¡Porque tenemos que regresar siempre por ese sitio! Sea como sea pasamos rapido el sitio en mención, ya volteando, en una pequeña bajada de tierra fofa encuentro a 4 o 5 que se habían atollado en el arenal, les costaba salir de ella, entre ellos estaba Rafael que trataba de salir empujando su bici y yo que iba como poseído... Por poco me llevo de encuentro a Rafita....¡Rafaaaaa! le digo.... Y Rafita me dice: ¡Poqué me gritas!... Yo le contesto: Por poco te atropelloooo!...Tuve que frenar, poner el pie izquierdo al piso rapidamente para no chocar con él, caro tuvieron que "pagar" las "joyas" de la familia en esa acción que dejaron los ojos humedecidos... Jajajajajajaa!
Tuve que dar a todo pedal, sudar la última gota toda esa recta terminando la trocha, para luego seguir la pista asfaltada hasta llegar a la via de evitamiento y seguramente los demas lo hicieron así. La verdad que terminé cansadito. Llegamos al último sitio de parada para esperar a los demas, en las inmediaciones del camal, allí nos damos un merecido descanso, para luego retornar a casita despues de la satisfacción de haber pedaleado, sudado y departido momentos agradables con los compañeros de ruta.
Saludos.
Felix.