Vuelta a los pueblitos 2016

Slider de Imágenes Z Blogger Hecho con JavaScript Aquí puedes poner el texto que quieras http://zblogger.blogspot.com

06 Marzo 2016 - Mariano Melgar - Miguel Grau - Sendero al Misti


Saludos MTBikers:
          Una ruta relativamente corta, nueva, muy buena, pero "matador" si uno no está en buen performance ciclísticamente hablando. Fue una ruta corta hasta las doce del medio día, ya que despues teníamos que relajar los músculos, saborear unas ricas parrilladas, de  remojar la garganta con el néctar de los dioses, entrar en conversa entre amigos. Es decir, fue una tarde de reeelax, ya nos merecíamos pues. Fué una actividad que se llevó a cabo en pro ayuda a un compañero que sufrió accidente, porque en este deporte los accidentes no faltan, pedaleamos al borde del peligro, es que amamos el peligro, y peligro es nuestro segundo nombre. Gracias a todos los que colaboraron, el local quedó chico.
                     La noche la pasé  en vela, pues era mi deber, es mi trabajo, llego a casa pasadas las ocho de la mañana, dispuesto a echarme en la camita, dormir como bebé, pero era Domingo, la bici me hacía el llamado, yo me negaba, los ojos se me cerraban, por lo que opté un remojón en la ducha, luego salgo algo fresco y digo:quiero dormir sin cargo de conciencia, por lo que me decido ir a pagar de la parrillada, ya que somos vecinos con la casa donde se iba a realizar. No había tiempo de ponerse la "armadura" de la ruta, pero por si acaso llevo mi reflex de 14 mp, si decido acompañarlos hasta donde pueda. La Av. Garcilaso en Mariano Melgar  es pesado de subida, asi llego a la casa, allí encuentro a William, Manuel, su amigo, Renzo, su hermano y Enrique. Con ellos rápidamente llegamos al grifo "petroamerica" en donde encontramos al grupo , unos saludos y la partida se hace enseguida.... ¿Rumbo a donde?...Yo no sabía. Posiblemente sea una ruta nueva. Eramos un buen número, el calor  empezaba hacerse notar, el firmamento estaba despejado, probabilidades de lluvia era nula. Avanzamos por una gran avenida, creo que se llama Villa Hermosa, de hermosa no tenía nada, el jardín central amplia está seca,  descuidada a pesar de tener algunos arbolitos  y arbustos que por milagro sobreviven allí en la en Urb. Miguel Garu (Paucarpata), dicen que este barrio es muy "maluco"  y el lema en estos lares es: "si vas a una fiesta de "chicharrones" "perreos chacaloneros" es mejor que lleves un baldecito -porsiaca- para recibir tu líquido vital"  bueno eso dicen....Jajajajajaaa!  
                  Esta avenida es larga, alguien decide quedarse, era nuestra amiga Almendra, tenía una pantaloneta corta por lo que  los rayos del astro rey se iban a ensañar con esa tersa piel. Los otros seguimos, empapados de sudor llegamos a la última tienda que queda allí, en donde los primeros, se daban el gusto de descansar, mientras los de mas iban llegando. ¿A donde íbamos? Solo lo sé que íbamos al camino hacia el Misti y los sigo. La vía asfaltada que va a Chiguata simplemente hiede, desde donde termina la población, hacia arriba el olor es insoportable, porque arrojan constantemente basura en horas de la noche y la madrugada. En el lecho del riachuelo que yace seco, se ha convertido en botadero de llantas de automóviles, hay cientos de allí abajo, mientras al frente donde comienzan  las pampas del volcán Misti la invasión de terrenos se hace sin control, una maquinaria trabajando, removiendo tierra ¿Y como hacen para apoderarse de esos terrenos eriazos que nos pertenecen a todos?... ¡Ah!... Ya. ... Las Autoridades  les venden a precio regalado.
                                Yo sigo pedaleando, mientras tres compañeros me dicen que se quedan, que nos esperarán. Despues de superar los malos olores, en medio del sofocante calor llegamos casi a la cima de donde se ve Chiguata, sus alrededores, al majestuoso Pichupichu, en donde nos esperaban el grupo. Mi pregunta era ¿De ahí, a donde? Todos miraban hacia el Misti, había una quebrada pequeña  y allí estaba el camino que nos llevaría  a las pampas del Misti. Pasamos la quebrada que en tiempos de lluvia debe convertirse en un riachuelo furioso cargando, empujando unos metros la bici, hasta llegar a una meseta por donde iba  una vía para vehículos que no está en uso. Ese camino debe llegar a algún punto de la base del volcán Misti, por allí vamos conforme que daba nuestro esfuerzo, era un vía super pedaleable, algunos obstáculos fácil de superar. Había una vía que se bifurcaba, uno a la derecha, el otro iba de frente, yo tomé la segunda, mientras todos se iban hacia la derecha, para luego doblar un tanto a la izquierda, de frente y rumbo al Misti. Desde algunos  metros abajo subiendo, noté un pequeño promontorio especie de una loma, quería saber que es lo que había en la cima de esa loma y a mí que gusta las alturas, allí atiné mi cabalgadura de Cromo Moly. No me fue dificil subir hasta la pequeña cima, allí había un hito de piedras pintado con color blanco, una estaca clavada en suelo, esto significaba que era un límite, o una limitación de un terreno, por lo que esas pampas que no son tan extensas, ya tienen dueño. 
                                             Desde allí, desde esa única loma que existe allí, el panorama es realmente envidiable hacia los 4 costados, de allí los veía un puntito a los que subían pou una franja que se perdía, aparecía, mientras algunos se iban quedando, para luego juntarse, bajar de regreso. Y a los de mas ya no los pude divisar a lo lejos. Desde ese palco Natural se ve un poco de todo, solo que a esa hora el clima, el momento, no era propicio parecía que una bruma, neblinilla invisible, talvez era el smog de la ciudad, no dejaba apreciar el extenso panorama, pero me la gocé, fué un placer casi orgásmico.....Jajajajajajaa! 
Todo lo que sube tenía que bajar, nos encontramos con el resto que no pudo subir, para proceder a bajar por el mismo camino por donde habíamos subido y los de mas no aparecían, solo algunos cuantos que bajaban "forradazos" como nuestro amigo Diego que derrapaba sus llantas al bajar. Me quedé último a esperarlos, pero no aparecían, hasta que veo a un solitario biker a la banda de la quebrada que bajaba, parecía conocido: era Miguel "el pálida" ....¿Qué hacía allí?... al parecer quería encontrar un camino que le llevara a la pista, solo encontró pequeños barrancos en esa estrecha quebrada, para su suerte  encontró un claro para cruzar dicho obstáculo y volver a subir. Mientras el grueso grupo aparecía por la vía asfaltada que viene de Chiguata, con ellos emprendimos el regreso, que las ricas y suculentas parrilladas ya nos deben estar esperando, ya  sentíamos el hambre a esas horas del día. Eran pasadas las doce del medio día.
                               Cuando llegamos con ganas de degustar el delicioso manjar.....Pero....Mejor no les cuento. Mas bien les cuento esto: Pedrito nuestro coordinador cada vez que termina la ruta, siempre tienen que estar presente  unas "negritas" esta vez no estaban, no habían, el buen Pedro se desesperaba por sus negras y a si que agarró la cleta de Vito y se fué en busca de "ellas". Al final regresó contento trayendo contento a las apreciadas morenas refrescantes..... Y a darle curso pueeessss!......Jajajajajajaa!
                       Saludos. 
                                        Felix.